Blog

“Und der Gewinner ist …” 5 películas para engancharte al alemán

Caminando por Berlín todavía puedes pararte a ver la cartelera en die Liftssäulen, esas columnas donde se anuncian los estrenos de cine y teatro, llamadas así por su creador: Ernst Litfaß. Si vas a invitar a un amigo a ver una película, dices “Ich werde die Karten besorgen” (“Yo me ocupo de las entradas”). Y, si te van los Originalfassungen (películas en versión original), no te puedes perder estos cinco largometrajes en alemán:

i0aMrmmahmj4vAWU609FeCUXOGbIBPAk-j0_l3l2-POMetAweLe6X2gXTYOa5V9aXn7XKHb2VgrLx6CswwT-AXZfTSke41C9WOw6UlO125OedTmIxnKgtbdzoZOqgMTc23y8RnX6

Good Bye, Lenin! (2003)

Berlín del Este, 1989. La madre de Alex entra en coma tras sufrir un infarto días antes de la caída del muro. Cuando despierta unos meses más tarde, la URSS ha caído y Alemania está irreconocible. Para proteger a su madre de otro shock, Alex decide mantener la ilusión de que siguen formando parte de la Alemania del Este y el comunismo sigue en pie. Agridulce y cándida, esta película es como dar un agradable paseo por la historia reciente de Alemania.

v8LkImhthNy5EAIA8_NjJUhWxKKfrtr15Cp8cGIyQTguHzJ-XCqBf-r4-m3vsESkROYvEFqaRuaomfXOWV7BgZAQMw7wQG1BNDXT7mAzH7wwZlbNRhqBwOPEHJp7qjF5rc0UuRdi

Lola rennt (Corre Lola, corre, 1998)

Lola tiene 20 minutos para conseguir cien mil marcos alemanes y salvar la vida de su novio, amenazado por la mafia. No es solo una película trepidante, es una genialidad. Mientras Lola corre por la ciudad, vemos la historia presente y futura de la gente que se cruza con ella, y cómo los pequeños acontecimientos que se suceden en estos 20 minutos pueden cambiar el curso de muchas vidas.

SuLqfOaynyPSjjUrn98d7Dw0q_k1Zp8rNYIM2ohsq0J1-5tJKxfUMCj_9Pv82SsF_J3bYDUH3tEZVGtqP7o8kA-EsMkHBrpGGiOw0hfFFj7hOKppNDREPptyvM1r2xiGc-SYcUod

Stalingrad (Stalingrado,1993)

En 1942, las tropas alemanas asedian Stalingrado. Un grupo de soldados alemanes llega al frente después de un permiso en Italia, para participar en la batalla más sangrienta de la Segunda Guerra Mundial. Menos conocida que sus contrapartes americanas, esta superproducción alemana es una épica reflexión sobre la guerra al estilo de Salvar al Soldado Ryan o La Delgada Línea Roja.

w5s2z5ADNDVtqq_ElftbV55ZiiebEh97a-vYbbUr3IjMod1l4eBshWXZsq9HBXT1SkhtB2jFBAohDxMJq5VC63mhsGSqVGq8vCs-X7WcnEUdH3fuHDUusXO0yC5NTIoC2iCiAtU2

Die fetten Jahre sind vorbei (Los edukadores, 2004)

El título es un ejemplo más de que conviene ver las películas en versión original (la traducción sería en realidad “se acabaron los años de vacas gordas”). Una historia de amor, revolución, idealismo y consecuencias, de tres jóvenes que quieren cambiar el mundo sin saber todavía qué hacer con sus propias vidas.

IAw90gGqKo_Uv46fuVbwKqg1ByPzsI4jKjwDAw1eflb1tj0OWrOLsgtJYl5SKGjxf-ST3K4YO26cGlpEWtNn2-VIzysHMsu1HBKknPpOnZwQqEu8o4YzUeYSTEwpXHLhnehw0Ayu

Das Leben der Anderen (La vida de los otros, 2006)

Un thriller político con una banda sonora que te pone los pelos de punta. Seguimos la historia del agente HGW XX/7, un capitán de la policía secreta de Alemania del Este, mientras investiga al escritor Georg Dreyman y su amante la actriz Christa-Maria Sieland, sospechosos de traición al partido. Pero no esperes la típica historia de espías y espiados, esta misión podría acabar de una manera bien distinta.

Lo mejor es verlas en versión original. Además de disfrutar del verdadero valor de la interpretación, aprenderás otro idioma comunitario que abre muchas puertas. Y, si quieres ser de los que apagan los subtítulos, apúntate al curso anual de alemán en el Centro de Idiomas UMH. Puedes empezar desde lo más básico con los niveles A1 y A2, o mejorar tus conocimientos en el nivel B1.

Wir warten auf dich!

¡Te esperamos!

Nivel: