Blog

Breve historia de la lengua inglesa (Vol. I)

De las tribus germánicas a Shakespeare, pasando por los vikingos y la invasión francesa; la lengua inglesa ha tenido una vida muy intensa. Y, por supuesto, su historia y su evolución continúan hoy en día: como cualquier otra lengua, se ve influida por el intercambio con otros idiomas, por la cultura global, por los avances tecnológicos y la deformación natural del uso.

Desde el Centro de Idiomas UMH te invitamos a hacer un recorrido por la historia de la lengua inglesa. No solo porque somos unos frikis del lenguaje. También porque sabemos que conociendo la “genética” del idioma es más fácil aprenderlo.

La mayoría de expertos dividen la historia del inglés en tres etapas: Inglés Antiguo, Medio y Moderno. Así que ponte las zapatillas de viajar en el tiempo porque vamos a caminar a través de mil quinientos años de palabras.

Inglés Antiguo (450-1100EC)

Antes de la llegada de sajones, anglos y jutos, en las islas británicas se hablaba una mezcla de celta y latín. El Imperio Romano nunca se atrevió a invadir el territorio escocés, pero sí dominó el comercio en toda la isla, y de ahí vienen muchas palabras latinas que se siguen usando hoy día. Por ejemplo:

vinum (latín) / win (inglés antiguo) / wine (inglés actual) / vino

candela (latín) / candel (inglés antiguo) / candle (inglés actual) / candela o vela

vallum (latín) / weall (inglés antiguo) / wall (inglés actual) / muro o muralla

No obstante, la base del inglés (o Englisc, como se le llamaba entonces) es el intercambio entre las tres tribus germánicas de sajones, anglos y jutos. Aquí tienes algunas palabras auténticamente anglosajonas. Intenta leerlas con acento alemán y verás que les pega bastante.

ask (inglés actual) / ascian (inglés antiguo) / eiscon (germano antiguo) / preguntar

brass (inglés actual) / braes (inglés antiguo) / bras (germano antiguo) / bronce

breath (inglés actual) / braeth (inglés antiguo) / bradam (germano antiguo) / respiración

Las tribus de Escandinavia zarparon en busca de nuevas tierras a partir del 715EC. Primero con intención de saquear, pero más adelante motivados por el comercio con pueblos costeros. Además de muerte, destrucción y seguramente algunos avances sociales, los vikingos dejaron su huella en el idioma con palabras relacionadas con la naturaleza, la vida tribal y -  sí- también muchas relacionadas con la guerra. Una de las más evidentes, es el día de la semana que lleva el nombre de Thor:

Thursday (inglés actual) / thursdaeg (inglés antiguo) / Thorsdagr (noruego antiguo) / jueves

acorn (inglés actual) / aecern (inglés antiguo) / akarn (noruego antiguo) / bellota

mire (inglés actual) /  mos (inglés antiguo) myrr (noruego antiguo) / pantano

bylaw (inglés actual) / bylög (noruego antiguo) / ley local

berserk (inglés actual) / berserkr (noruego antiguo) / guerrero sin armadura

slaughter (inglés actual) / slatra (noruego antiguo) / matanza

Un ejemplo de literatura del Antiguo Inglés es Beowulf, un poema anónimo que cuenta la historia de Hrodgar, el legendario rey vikingo de Selandia (Dinamarca). El lenguaje del manuscrito original es muy (¡muy!) difícil de entender, pero puedes encontrar versiones adaptadas al inglés contemporáneo.

En este punto, cuando parece que las tribus de Inglaterra, ahora un reino unificado, están aprendiendo a vivir en común, aparece la amenaza externa del Ducado de Normandía. Guillermo II tenía argumentos para ser sucesor al trono, un gran ejército, y -lo que aquí nos interesa- una lengua distinta.

Y hacemos una pausa aquí, en el cliff-hanger (que parece una palabra recién inventada pero se usó por primera vez con este sentido en 1931), y te invitamos a visitar el blog próximamente para conocer la siguiente etapa en la historia de la lengua inglesa.

Nivel: