aprender idiomas

No es difícil saber que desde el Centro de Idiomas UMH sentimos un amor absoluto hacia los idiomas y que nos encanta formar a los alumnos para que encuentren esa pasión en ellos mismos. Sin embargo, hay una cosa que nos gusta casi tanto como los idiomas: investigar. Conocer curiosidades acerca de las diferentes lenguas que se hablan o se han hablado a lo largo de la historia nos parece un mundo apasionante.

Cuando estamos interesados en aprender o mejorar un idioma, nos hacemos muchas preguntas: ¿Cómo lo hago? ¿Con quién? ¿Cuándo? Y, para cada uno de nosotros, las respuestas son diferentes. Hay quienes prefieren potenciar la conversación y se apuntarán a una clase que sea muy participativa. Otros necesitan acreditar el idioma en pocas semanas y preferirán grupos reducidos o incluso un tutor personal.

El japonés es divertido, interesante y bonito; y es la llave maestra para entender de verdad la cultura nipona. Cuando empiezas a estudiarlo seguro que estás realmente motivado, y eso viene muy bien para aprender cualquier cosa.  Pero -como castellanoparlante - hay datos importantes que debes tener en cuenta:

1.    Nuestros idiomas no vienen del mismo sitio, por lo que no comparten raíces, estructura, ni bagaje cultural.

A la hora de mejorar tu imagen y tu autoestima, el lenguaje puede ser más efectivo y menos evidente que los filtros de Instagram. Todos tenemos algún truco para mejorar el humor, ser positivos o ver el mundo con buenos ojos. Sea cual sea tu técnica, necesitarás palabras para ponerla en práctica. Concretamente, necesitarás adjetivos.